107.5

Tu radio en Internet Netyco Argentina

98.9

"If flying were the language of man, soaring
would be its poetry"
"Si el vuelo fuera el leguaje del hombre,
el volovelismo sería su poesía"

sintonizanos on-line(escuchanos en vivo

sintonizanos on-line(escuchanos en vivo
NOS TRASLADAMOS AQUI... PINCHA LA IMAGEN PARA INGRESAR

98.9 FM COMUNIDAD

0

sábado, 24 de octubre de 2009

PERMANENCIA Y FIDELIDAD


700 veces al arco

El arquero bahiense Adrián Echeverría, de 43 años, se convirtió en uno de los...

Adrián Echeverría - arquero récord de Liniers de Bahia Blanca
Adrián Echeverría - arquero récord de Liniers de Bahia Blanca

...guardavallas de mayor vigencia en la Liga del Sur y del fútbol argentino al cumplir

700 partidos oficiales atajando para el Club Atlético Liniers de Bahía Blanca.


El portero sureño se ha constituído en un ícono del club Liniers, en donde debutó

cuando tenía apenas 14 años.

Tres más tarde ya era arquero titular en la primera división y hoy, a sus 43 años,

sigue defendiendo el arco con solvencia y, al parecer, no está en su ánimo retirarse.


Echeverría es un hombre récord en la Liga del Sur y también en el fútbol argentino

porque pocos arqueros logran mantenerse en ese puesto durante tanto tiempo (27 años)

y en un mismo club.

El veterano arquero de los "chivos", como se los conoce a los de Liniers en Bahía Blanca,

a lo largo de su extensa trayectoria logró 5 campeonatos locales y dos ascensos de categoría:

Torneo Argentino A (Año 2000), y Argentino B, certamen que actualmente
está jugando su equipo.


El "Cabezón", como cariñosamente lo conoce la hinchada albinegra, ya jugó con varias

generaciones de futbolistas en la misma institución y mientras otros arqueros a su edad

ya están retirados, Echeverría sigue bajo los tres palos de Liniers y ni piensa en colgar los guantes.


Adrián es padre de dos varones (13 y 21 años) y una mujer (26), quien lo convirtió además


en abuelo. El más pequeño de los chicos es el que sigue los pasos de su papá, porque

ya está atajando para la novena división del club Liniers y tiene los mismos reflejos que

su progenitor.


Pese a tantas campañas encima, Adrián entrena todos los días, y se ha constituído en consejero

y referente de sus compañeros de equipo.


Echeverría integra una reducida nómina de históricos arqueros argentinos como Hugo

Orlando Gatti (755 partidos oficiales) y Amadeo Carrizo (521 partidos en Ríver),

que se retiraron a los 44 y 42 años respectivamente, pero a diferencia de ellos,

el portero de Liniers cumplió los 700 partidos siempre jugando para el mismo club.


"Siento una gran alegría por haber llegado a tantos partidos. La la gente me felicita

y dice que es todo un récord de la Liga del Sur y del fútbol nacional, porque

no hay muchos arqueros que hayan llegado a cumplir semejante cantidad de

partidos defendiendo
la misma valla", dijo a Télam Adrián Echeverría, que el jueves de la semana pasada jugó

su cotejo 700 en el arco de Liniers.


Ese día su equipo enfrentó a Bella Vista por el torneo local, ocasión en que las

autoridades del club le entregaron una plaqueta en reconocimiento por su trayectoria,

sus compañeros le regalaron un reloj, y además los hinchas confeccionaron una enorme

bandera de agradecimiento.


"Empecé a los 14 años en las inferiores de Liniers, y a los 17 logré la titularidad en

el arco, manteniéndola hasta ahora en que tengo 43 y ni pienso en el retiro. Conmigo

jugaron varias generaciones de futbolistas. Algunos son hijos de quienes fueron

compañeros de equipo hace algunos años", contó.


"Me dicen Mirta Legrand, porque siempre digo que el año que viene me retiro,

pero igual sigo atajando. Me tira la camiseta. El club para mí es todo y hay

un respeto mutuo con los dirigentes y jugadores. Todos me hacen sentir bien

dentro del plantel", destacó.


Debido a su larga trayectoria en la institución, Echeverría -confeso admirador

del arquero Ubaldo Matildo Fillol- se ha ganado apodos como "el eterno" o "el inmortal",

y entre los goles que sufrió en su arco no se olvida de los dos que le convirtió nada

menos que Norberto Alonso, cuando River jugó un partido amistoso con Liniers en

Bahía Blanca en 1986.


"Mi arquero espejo fue Fillol. Era un tipo que siempre hacía las cosas bien, pero antes

había otros también muy buenos como Luis Islas, José Luis Chilavert o Carlos

Navarro Montoya", comentó Echeverría, un guardameta de reflejos rápidos, ágil, y

muy seguro
a la hora de contener la pelota.


La prensa deportiva bahiense lo define como un arquero de "atajadas sobrias".


Al opinar sobre sus colegas de hoy dijo que "hay muchos arqueros-reboteros,

que no son atajadores como los de antes. Ahora utilizan demasiado los puños,

pero claro, también hay más vértigo en las jugadas, la pelota es más liviana y viaja

más rápido", justificó.


Luego, elogió las figuras de los arqueros del seleccionado nacional de fútbol, Sergio

Romero y Mariano Andújar.

"Son pibes muy jóvenes, y si ahora atajan así, imagino lo que serán más adelante,

cuando tengan más experiencia. Los veo muy bien a ambos", añadió Echeverría.


Por ahora Echeverría no avizora su retiro del fútbol: "Siento que todavía estoy

a pleno en el arco y genero mucha confianza al equipo. No me pesan para nada

los 43 años y voy a los entrenamientos como el primer día".


"Son 27 años en Primera División y si algo tengo es experiencia en el arco",

finalizó el golero bahiense que ya se ganó una página en la historia del fútbol.

0 comentarios: